[email protected]    +54 (11) 4040-4696

7 peligros para el corazón del líder

La trascendencia del carácter en el liderazgo

“Y dijo Dios a Salomón: Por cuanto hubo esto en tu corazón…” (2 Crónicas 1:11a)

 

Introducción

Asuntos como la cultura, las circunstancias, la cosmovisión, la Palabra de Dios y el corazón, están involucrados en el proceso de ser un líder que agrada a Dios.

Todos estos aspectos en mayor o menor medida, van determinando lo que una persona/líder es; su estilo, cómo establece sus relaciones, cuáles son sus valores, etc.

De todos estos aspectos, los cuales se entremezclan y de los cuales la Palabra de Dios debería ser determinante, (en palabras del Salmista “Lámpara es tu palabra a mis pies, y lumbrera en mi camino”), sin embargo, lo que define el liderazgo, sin lugar a dudas, es el corazón, es decir cómo el corazón reacciona o responde a la Palabra de Dios.

Allí, en el corazón,  está lo puro o lo engañoso, lo sano o lo insano, la dirección, el norte, o lo perverso y sin rumbo.

El rey Salomón comenzó muy bien el desafío más grande de su vida, convertirse en el tercer rey de Israel y suceder a su padre David en el trono. Lastimosamente en el paso del tiempo, su humildad y dependencia de Dios se cambiaron por orgullo y suficiencia personal.

Esto nos habla de que los líderes enfrentan peligros, aún los más sabios como el mismo Salomón.

Quiero mencionarte cuáles son algunos de estos peligros para el corazón del líder

Siete peligros del corazón del líder:

Heridas emocionales

“Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería, y maledicencia, y toda malicia” (Ef.4:31)

Problemas con finanzas

“Porque raíz de todo los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos se extraviaron de la fe, y se traspasaron a sí mismo con muchos dolores” (1 Tim. 6:10)

Orgullo

“Antes del quebrantamiento es la soberbia, y antes de la caída la altivez de espíritu”  (Prov. 16:18)

Problemas sexuales

“Huid de la fornicación. Cualquier pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo, más el que fornica, contra su propio cuerpo peca” (1 Cor. 6:18)

Estancamiento, falta de actualización

“Entre tanto que voy, ocúpate en la lectura, la exhortación y la enseñanza” (1 Tim. 4:13)

Crisis familiar

“que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad, (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?)” (1 Tim. 3:4,5)

Abuso de poder

“Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto; no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey” (1 Ped. 5:2,3)

Según Robert Clinton, estos peligros representan las causas de mayor fracaso de los líderes cristianos.

Es muy posible que Salomón haya sucumbido en todos ellos.

 

Cuando el fracaso no es fracaso

Para algunos autores, Salomón padeció pleonexia. Esta patología fue diagnosticada unos 500 o 600 años antes de Cristo, su terminología viene del griego y en español significa codicia o avaricia. Según el Diccionario Enciclopédico (etimologias.dechile.net), como apetito insaciable de poseer bienes materiales, está ligado a lo que podríamos llamar anti- valores humanos, como la vanidad, el egoísmo, la sobrevaloración de la imagen personal, lo que lleva al individuo a sentirse como el centro del universo y por la misma vía, a pensar que tiene mayores merecimientos que los demás para acapararlo todo. Platón llegó a considerar la pleonexia, como una verdadera enfermedad (Obviamente, de carácter moral).

Salomón no supo transformar el fracaso. No supo utilizar las piedras del arroyo como puntos de apoyo para cruzarlo, y éstas se convirtieron en obstáculos.

Las tormentas internas pueden destruir nuestra actitud…

Hay tres tipos de tormentas del corazón:

a.- Temor al fracaso (negación, echar la culpa a otros, temor…)

Aceptación es diferente a resignación…

Hay que aceptar el fracaso en el contexto de “me equivoqué”, “hice mal”…

Paderewski: fue rechazado por su primer profesor de piano, porque tenía dedos chicos…

Caruso: el profesor le dijo que su voz era como un silbido y llegó a ser uno de los más grandes tenores de la historia…

Alba Tomás Edison: gasto mucho dinero en un invento de poco valor…

Los fracasos son las huellas del éxito…

Sin fracasos no hay éxitos en la vida…

Es imposible triunfar sin sufrir…

Tenemos derecho a fracasar, a cometer errores, (esto nos ayuda como líderes a tomar riesgos).

 

b.- El miedo al desaliento

Ej. Elías en una situación extrema por causa del desaliento, debido a pensamientos negativos.

 

c.- Batalla con el pecado – Romanos 7:15

Ej. La llave que abre las puertas de las adicciones, es la pornografía

“Si no nombramos nuestras impurezas cuando son pequeñas y manejables, luego se tornan desmesuradas e incontrolables y en un momento de debilidad nos pueden llevar a una quiebra total” (John Bunyan)

El primer paso al éxito, es reconocer el problema

Desarrollo de la persona en forma integral

Se pueden prevenir los peligros del corazón del líder, si precisamente se comienza con el corazón, que es en definitiva lo que Dios mira en nosotros.

En el desarrollo integral de la persona y de los líderes en particular, hay tres aspectos muy conocidos, y que es sumamente importante reconocer.

Conocimiento (lo que se conoce)… el saber

Habilidades (lo que hago)… el hacer

Carácter (lo que soy)… el ser

Podría parafrasear 1Corintios 13:13 que habla del amor, como virtud más importante que la fe y la esperanza, y expresarlo de esta manera:

“Y ahora permanecen el conocimiento, las habilidades y el carácter; estos tres; pero el mayor de ellos es el carácter”

Conclusión: es notable el énfasis en el corazón. No hay dudas que Dios quiere que nuestro corazón sea enteramente para él.

1 Samuel 16:7 “Y respondió respondió a Samuel: No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón”

Hechos 13:22  “Quitado éste, les levantó por rey a David, de quien dio también testimonio diciendo: He hallado a David hijo de Isaí, varón conforme a mi corazón, quien hará todo lo que yo quiero”

 

Dr. Nicolás Marulla
Supervisor Nacional