[email protected]    +54 (11) 4040-4696

Desarrollando discípulos disciplinados

El mandato bíblico para hacer discípulos

“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones…” (Mateo 28:19,20)

Es interesante notar que el único imperativo en la gran comisión es hacer discípulos.

“Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros” (2 Timoteo 2:2)

Enseñar a otros es la herramienta eficaz para la multiplicación. Pablo espera que Timoteo reproduzca el proceso en otros.

“Pongan en práctica lo que de mi han aprendido, recibido y oído, y lo que han visto en mí, y el Dios de paz estará con ustedes” (Filipenses 4:9)

El discipulado se enfoca en la aplicación práctica de la enseñanza.

¿Qué es ser discípulo?

Un discípulo es un cristiano que está creciendo en conformidad con Cristo, que está logrando fruto en el evangelismo, y que está trabajando en la consolidación para conservar su fruto.

Otras definiciones

Un discípulo es uno quien conoce a Cristo interiormente y está comprometido a vivir externamente en amor y obediencia a El.

Multiplicarse a uno mismo a través del discipulado toma mucho tiempo, pero da fruto que permanece.

Una persona llega a ser discípulo cuando se estabiliza en la fe, tiene un creciente sometimiento al señorío de Cristo, y ha desarrollado las disciplinas básicas de la vida y el servicio, de tal modo que el proceso de maduración de toda la vida está garantizado, por lo menos hasta donde es humanamente posible.

  • Primero: para estar creciendo en Cristo, el cristiano tiene que cumplir ciertas condiciones. Tiene que tener un entendimiento básico de su fe, practicar regularmente los devocionales, estar unido a una buena confraternidad y ser instruido en la Palabra de Dios.
  • Segundo: el cristiano que desea crecer en Cristo tiene que obedecer y aplicar a su vida lo que Dios ha ordenado a través de la Biblia. Tal estilo de vida de obediencia es básico para el verdadero discipulado.
  • Tercero: tiene que recibir adiestramiento regular en los aspectos prácticos del alcance del ministerio, para que sea fructífero y conserve ese fruto.

Los aspectos más destacados de una vida disciplinada

El discipulador debe tener en cuenta que hay algunos aspectos que requieren obediencia disciplinada si la persona con la cual está trabajando ha de llegar a ser un discípulo verdaderamente efectivo. Veamos algunos de estos aspectos:

1.Una constante vida devocional

El hecho de pasar un tiempo diariamente a solas con Dios es un paso básico en el desarrollo de un vivir en intimidad con Dios. En este tiempo el discípulo aprende mucho acerca de Dios: la voluntad y la dirección para su vida, la naturaleza amorosa del Señor. Este tiempo diario con Dios es la parte más importante del día. Pasar tiempo con Su Palabra.

Ver los siguientes textos: Salmo 119:147, 148, Salmo 1:2; 1Pedro 2:2

El discipulador enseñará que la marca de un discípulo es un crecimiento profundo en la Palabra de Dios. La ilustración de la mano puede ser usada. Así como se requiere cada parte de nuestra mano para conseguir un buen agarre de un objeto, así se requiere estas disciplinas para agarrar la Palabra de Dios.

  • En la palma de la mano tenemos “Obediencia”
  • El dedo pulgar: “Meditación” Salmo 1:2,3
  • El dedo índice: “Memorización” Salmo 119: 9-11
  • El dedo medio: “Estudio” Esdras 7:10
  • El dedo anular: “Lectura” Apoc. 1:3
  • El dedo meñique: “Oír” Romanos 10:17

2.Una constante vida de oración

La oración es el ingrediente básico de la vida cristiana abundante. Es imposible que un discípulo crezca mucho en su relación con Cristo, si no está desarrollando una vida diaria de oración.

La primera parte está dada por el hecho de que Dios nos habla a través de su Palabra y de su Espíritu. La segunda parte es nuestra respuesta a El en oración.

Hay que enseñarle al nuevo discípulo que la oración no es un rito, no es una correcta liturgia, Dios desea simplemente que hablemos con él, que tengamos una relación basada en el amor y en la sinceridad. Con el tiempo el nuevo discípulo aprenderá a desarrollar aspectos como la intercesión, la alabanza, la guerra espiritual, la confesión, etc. Orar es estar concientes de Su Presencia, estamos hablando con Dios y el nos oye.

En el Salmo 27:8b, el salmista exclama: “Tu rostro buscaré, Señor”

3.Una constante vida de compañerismo cristiano

Un tercer aspecto de una vida disciplinada en la obediencia, es el compañerismo cristiano.

  • a). El primer beneficio del compañerismo cristiano es la protección (Hebreos 3:12,13)
  • b). El segundo beneficio del compañerismo cristiano es una combinación de ánimo y estímulo (Hebreos 10:24,25)
  • c). El tercer beneficio del compañerismo cristiano es la significativa experiencia de la adoración (Colosenses 3:16)
  • d). El cuarto beneficio del compañerismo cristiano es el compartimiento de las necesidades (Gálatas 6:2)
  • e). El quinto beneficio del compañerismo cristiano es la oración mutua (Hechos 2:42)

4.Una constante evangelización

En todos los aspectos que vimos es muy importante el ejemplo de vida del discipulador, pero es mucho más importante en este cuarto aspecto de la vida disciplinada, porque cuesta mucho ser constante en la evangelización y se hace necesario que el discipulador por medio del adiestramiento y del ejemplo sea un motivador de su discípulo.

Recordemos que no hay sustituto para la participación, estímulo y ejemplo del discipulador…

Adaptado por Dr. Nicolás Marulla
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Misión Visión y Valores

  • MISIÓN +

    La Iglesia de Dios en la Argentina existe para anunciar la esperanza que hay en Cristo y manifestar amor a
  • VISIÓN +

    Una iglesia trabajando por una comunidad transformada con el amor de Dios.
  • VALORES +

    La Biblia: es nuestra norma de vida. La oración y la comunión con Dios: son nuestra prioridad. La familia: tal
  • 1